domingo, 20 de abril de 2014

YA NO SOY DIARIERA, PERO...

... CUÁNTO ME GUSTÓ SERLO!


Ahora, agarraría de las orejas a todos los que pasan indiferentes por acá. O por allá, por feisbuk. Y por la calle, y por la vida.
¿No era que la patria era el OTRO? ¿Eh?
¿Por qué nos cuesta tanto comunicarnos, mirarnos, escucharnos?
También para eso me servía ser DIARIERA.


ABRAZOS a todas las visitas y gracias por sus encantadores comentarios.

1 comentario:

josé dijo...

Yo soy canillita, como se dice en nuestro país a quienes venden publicaciones de papel. Yo distribuyo mi propia revista, JUNTA HISTORIAS, y andar por las calles me gratifica y me hace reconocerme en el otro, y contar sus vidas si se da la oportunidad.